¿Tienes un minuto?

Os recomiendo este vídeo para tener un minuto de tranquilidad. ¿Tienes un minuto?

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

Superar los pensamientos de que estoy enferm@

Imagen by Marin/freedigitalphotos.net

Imagen by Marin/freedigitalphotos.net

Si crees tener una enfermedad, notas los síntomas, y el médico te dice que es ansiedad o estrés, pero a pesar de las exploraciones y explicaciones médicas la preocupación persiste, porque los síntomas aparecen realmente…

Para empezar, puedes hacer lo siguiente:

Ordena de menor a mayor dificultad los elementos, síntomas, situaciones… que disparan el malestar y esos pensamientos.

Enfréntalas, empezando por la más fácil, hasta que el malestar desaparezca. Solo cuando el malestar al enfrentar la más sencilla haya desaparecido, pasa a la siguiente. Y con el mismo criterio a la siguiente.

Ten en cuenta que cualquier actividad dirigida a reducir el malestar provocado perpetuará y empeorará el trastorno.

Si no te sientes capaz de hacerlo solo, algo normal, dado el intenso malestar que provoca.  La psicología cuenta con técnicas eficaces para resolverlo.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

 

Cometiste un error

cometer errores te enseño a caminarCuantas veces habrás pensado en que tenías que haber hecho o dicho algo y no lo que hiciste o dijiste. Y con el tiempo te lamentas e imaginas como sería tu vida, si hubieras actuado de otro modo. Decides entonces, que cometiste un error.

En esta publicación os quiero contar como aquello que llamamos error forma parte de la naturaleza humana. Como las valoraciones que hacemos de nuestros propios errores no son tan acertadas. Y porque yo veo los errores como oportunidades de aprendizaje y cambio.

Si nos fijamos en un niño cuando aprende a andar, vemos que se cae varias veces y las caídas causan más o menos dolor. Los golpes son inevitables, y a pesar de ellos, incansable se vuelve a levantar una y otra vez.  Con cada caída, (con cada error), aprende como poner sus pies, como mantener el equilibrio, adquiere la información y experiencia necesaria que le permitirá llegar a caminar.

De modo que esta experiencia, que llamamos error, es inherente al ser humano y necesaria para su progreso. Porque es limitada la información o habilidades que tenemos en un momento dado.

Hoy, ya de adultos, todos caminamos con cierta destreza e incluso corremos. Y no se nos ocurre pensar que aquellas caídas han sido un fracaso en nuestras vidas.

Sin embargo, consideramos errores o fracasos todo aquello que a nuestro parecer nos ha traído consecuencias negativas, que en paralelo con el ejemplo del niño, son las caídas. Además, vamos aún  más allá, considerándonos fracasados…

Aunque, no parece razonable juzgar ahora que tienes más información, las decisiones o acciones tomadas cuando no la tenías. Resulta fácil juzgar como error, aquella decisión o acción que elegiste, juegas con la ventaja de conocer una parte del futuro…

Y para colmo, crees como verdad absoluta que otra elección hubiera sido mejor, imaginando y fantaseando con las supuestas consecuencias muy positivas. Pero,  salvo que adivines el futuro, nunca podrás saber dónde te hubiera llevado aquella otra elección.

Entonces… ¿Cómo puedes estar tan segur@ de haber elegido el camino erróneo?

Estas experiencias son oportunidades de aprendizaje y cambio, que han de ser bienvenidas, ya que nos dicen cómo probar a poner nuestros pies para llegar a caminar, correr, o alcanzar cualquiera de nuestros objetivos.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

¿Aún sigues conectado a tu “ex”?

Tras una separación, cada uno ha de seguir su propio camino, pasando de tener objetivos comunes a tener objetivos independientes.

En muchas ocasiones los comportamientos que llevan a conseguir esos nuevos objetivos perjudican al otro, o son interpretados por el otro como una agresión, a la que se responde con otra agresión, que recibe como respuesta otra agresión, (es tan fácil caer en esta trampa) y cuando te das cuenta estas en una guerra permanente, que te genera un malestar intenso y que podrá llegar a hacerte enfermar. Es una guerra de la que no puedes escapar, porque el rencor, el deseo de venganza y la sed de justicia están siendo el motor de tu vida, se hacen cotidianas la ira,  la frustración, la ansiedad, la impotencia, la tristeza…

Veamos un ejemplo sencillo y común de estos comportamientos de los que hablo:

“Este fin de semana no puede hablar con mis hijos, porque les tocaba estar con él/ella, es terrible, lo he pasado fatal, que se habrá creído, yo tengo derecho a hablar con mis hijos… Ya verás, el próximo fin de semana, cuando los niños los tenga yo, no le dejaré hablar con ellos, o quizá piense en algo peor, para que se entere de que no me puede hacer a mí esto…”

En este ejemplo aparecen los hijos, que serán las víctimas de una guerra que ellos no han empezado, no continúan y no podrán detener. Como en casi cualquiera de las  situaciones que podáis haber vivido, aunque uno cree que le hace daño su ex (y es posible que lo haga…), quien no tiene la oportunidad de hablar con  papá o mamá, son los hijos.

¿Parece este un  buen motivo para dejar la guerra, cueste lo que cueste?  Pero si estas envenenad@ por el rencor, no lo verás tan claro, y seguirás pensando en vengarte por el daño que te hizo, aunque querrás creer que tú encontraras la manera de no perjudicarles.

Así después de años separados, sigues unid@ a tu ex por el rencor y la búsqueda de la forma de hacer justicia, de esta modo te has condenado a seguir encadenado al sufrimiento. No cerrar esa puerta, no te permitirá abrir otras.

Es posible que seas tú quien pase los días pensando en la forma del ejemplo, con innumerables comportamientos a los que hacer justicia, de los que defenderte. Mientras tu “ex” pasa un gran día acompañado de amigos, sin acordarse de ti en absoluto, ni siquiera para hacerte daño. Quizá él/ella cerró la puerta y ha empezado a abrir otras.

Para sacar el veneno del rencor, escribí algunas recomendaciones en el post Paso 2: Desecha el rencor.

Si deseas cambiar esto, puedes dejar de responder a las agresiones. Los comportamientos de tu “ex” van orientados a conseguir sus beneficios y hace lo que sabe y/o lo que puede para conseguirlos. Si su intención es dañarte, su sufrimiento será mayor.

Si desechas el rencor, no cambiará tu pasado, pero si podrás cambiar tu futuro.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

Camino de la venganza

Amor: Cuando hacer cosas por el otro es un placer

Amor es...Cada cosa que hagas por tu pareja esperando algo a cambio, o incluso exigiéndolo, pasará factura, facilitará el deterioro, el malestar y la insatisfacción en tu relación.

Cuando uno ama encuentra su felicidad en hacer y ver feliz al otro.

No esperes nada a cambio.

El premio es saber que le hace feliz, que le ayudas, que le haces mejorar y crecer. 

Valora cada cosa que recibes de tu pareja como un regalo.

Libérate de obligaciones, de sacrificios, y empieza a disfrutar de lo que recibes, sabiendo que lo hace porque quiere y no porque le estas obligando.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

¿Qué me ayuda para estudiar?

Pautas para estudiarEstas pautas se pueden aplicar a uno mismo o facilitarlas para ayudar a tu hijo a crear un hábito de estudio eficaz.

Hay algunas cosas que podremos hacer para ayudarnos a estudiar.

Es importante el espacio físico a la hora de estudiar, hazlo siempre en el mismo lugar y a las mismas horas.

Para que el lugar facilite la tarea es recomendable que tenga las siguientes características:

–          Sin interrupciones, sin distracciones (sin televisión, radio y sin teléfono que pueda desviar nuestra atención.

–          Con la iluminación adecuada.

–          En mesa y silla, sentados de forma adecuada. (no en la cama, ni el sofá, ni con los pies sobre la mesa.)

–          En la mesa solo el material necesario para el estudio. Esto se ha de organizar con antelación.

Planificar, es una tarea a realizar con antelación, que lleva tiempo y esfuerzo.  Pero una adecuada planificación ayudará a que el tiempo dedicado al estudio sea más efectivo.

Planifica las horas a las que vas estudiar y los descansos que vas a realizar (por ejemplo por una hora de estudio, planifica 10 minutos de descanso) y los objetivos que pretendes conseguir en ese tiempo.

Para planificar utiliza una agenda en la que anotes cada una de las actividades cotidianas, de ocio, y de estudio. De un vistazo podrás ver realmente el tiempo que le dedicarás.

Si hay preocupaciones que te asaltan en tu tiempo de estudio, es porque merecen un espacio y un tiempo en tu agenda para ocuparte de ello. Dale el lugar y el tiempo a esa preocupación en tu agenda en los siguientes días.

Prémiate, cuando hayas cumplido con tu horario, aunque no hayas conseguido los objetivos marcados. Prémiate por haber dedicado un tiempo efectivo para aprender a aprender.

El no haber conseguido tus objetivos en ese tiempo de estudio es lo que te ayudará a mejorar tu planificación, tenlo en cuenta para los siguientes días.

Al principio se cometen errores en la planificación, ya que es una técnica compleja e individual, pero estos nos sirven para diseñar los nuevos horarios y perfeccionar nuestra planificación.

A veces la materia objeto de estudio nos resulta aburrida, y esto hace más difícil mantener la atención. Averigua como puede cobrar sentido para ti. Únela a un contexto y a alguno de tus objetivos.

Acércate a la materia inicialmente solo para saber de qué habla, con una lectura rápida de aproximación. Esta es solo para tener una idea general de lo que trata. Así creas un esquema mental en el que posteriormente encajaran los detalles.

Un buen hábito de estudio y unas buenas habilidades de planificación no se suelen conseguir en un par de días. La firmeza, la perseverancia en el seguimiento de las pautas, son fundamentales para conseguir un hábito de estudio efectivo y facilitar la concentración.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

Desde el corazón (continuación)

Como os comentaba en la entrada anterior esta iniciativa pretende ofrecer mis conocimientos y experiencia a personas que tienen dificultades para acceder a estos recursos.

Realizo estos dos programas de forma totalmente altruista y dejo en vuestras  manos la valoración de la necesidad de una plaza en alguno de estos dos grupos.

El programa que he elegido realizar es:

«DESDE EL CORAZÓN, RECONSTRUYENDO MI AUTOESTIMA.»

Fecha de inicio: 11 de junio de 2014

Fecha de fin: 30 de julio de 2014

GRUPO A –  VIDEOCONFERENCIA

Días: 11, 18, 25 de junio y los días 2, 9, 16, 23, 30 de julio.

Horario: de 16:30 a 18:00 horas ( hora en España)

 

GRUPO B – PRESENCIAL

Días: 11, 18, 25 de junio y los días 2,9,16,23,30 de julio.

Horario: de 18:30 a 20:00 horas.

 

Puedes solicitar tu plaza completando el siguiente formulario.

Los datos de carácter personal recabados, serán incorporados a un fichero titularidad de CARMEN MARTIN GOMEZ, necesario para la correcta gestión y asesoramiento de los clientes, e imprescindible para la prestación de nuestros servicios y la debida atención psicológica. Así mismo, le informo que tan solo se recogerán los datos estrictamente necesarios para la prestación de os servicios psicológicos por parte de la clínica y que estos no se comunicarán a terceros ajenos a la clínica, salvo en los supuestos legalmente previstos. De acuerdo con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal, usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación, y, en su caso oposición enviando un escrito de solicitud y fotocopia del DNI a la C/ José Solana, 37 – 28660, Boadilla del Monte, Madrid.

 

Desde el corazón

Soy una persona como tú y como cualquiera que puedas conocer. Cuando llegó el momento de elegir,  la gente que me quería,  me recomendaba dedicar mi vida  a algo con lo que ganara dinero y que me permitiera vivir sin preocupaciones, esto por supuesto no era la Psicología. Pero me apasionaba la idea el poder conocer cómo funciona aquella parte del ser humano, que no podemos tocar, ni ver, pero que nos puede llevar del sufrimiento a tocar la felicidad. Pensaba que conocer esto,  no solo me ayudaría a mí, sino también a las personas que encontrará en mi camino, y si además pudiera dedicarme a ello sería lo más maravilloso que conseguiría en mi vida. Hice caso omiso a sus recomendaciones tome este camino que me ha llevado donde estoy ahora. Y efectivamente hoy puedo decir que es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

Mi entrada en este entorno social de internet, me hizo darme cuenta de la magnitud que alcanza la necesidad de este tipo de recursos. Pero la situación económica de algunas personas no les permite tener acceso ellos.

Cuando decidí crear mi blog, tenía el claro objetivo de ayudar a quien quisiera esa ayuda, acercar mis conocimientos y experiencias sobre esta ciencia, en un lenguaje sencillo y con pautas que ayuden realmente. Gracias a vuestros mensajes he podido saber que  mis artículos os son de utilidad y os ayudan a hacer cambios positivos en vuestras vidas.

Yo, recibo cosas de forma desinteresada de personas conocidas y desconocidas, pequeñas y grandes cosas, que de alguna forma hacen mi vida más fácil. Y últimamente, cada libro que cae en mis manos, mis conversaciones con otros, mensajes…, me llevan a pensar que puedo hacer algo más. Y hoy leí la historia de la «Clínica Hermógenes Fauvert» (la podéis encontrar fácilmente en Internet), que como todo lo que me rodea últimamente, habla de lo mismo. Inmediatamente  me acordé de los que me habéis solicitado ayuda y que por motivos económicos no podéis acceder a estos recursos.

Yo no soy como el famoso cirujano del enlace, poseedor de una gran clínica, ni la única persona que posee los conocimientos necesarios (de hecho y afortunadamente tengo un gran número de colegas profesionales que realizan un estupendo trabajo). Pero desde mi humilde posición,  me pregunto si, como el cirujano, yo también he escuchado con el oído del egoísmo… Entonces me digo, que he intentado e intento dar respuesta a esos mensajes a través de mis artículos. Pero quiero hacer algo más.

Para empezar, he decidido realizar de forma altruista uno de los últimos programas que he diseñado. En 2 grupos, uno, en mi entorno más cercano, donde vivo  y trabajo (Boadilla del Monte, Madrid). Y el otro mediante videoconferencia grupal, ya que me solicitáis ayuda desde muchos lugares del mundo.

Espero que este, solo sea el principio, porque quiero hacer más cosas, y será bienvenida cualquier idea o sugerencia.

Información y formulario de solicitud

¡Gracias por apoyar y compartir mi iniciativa!

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

Homofobia, un problema de ignorancia.

Imagen: Serge Bertasius Photography/freedigitalphotos.net

Imagen: Serge Bertasius Photography/freedigitalphotos.net

El pasado sábado se celebró el día mundial contra la homofobia. Y nuestra sociedad avanza despacio, como podéis leer en la noticia publicada en  20minutos.es , donde se informa de las agresiones por  la orientación e identidad sexual.

Lamentablemente  la sociedad actual sigue manteniendo una actitud negativa hacia la homosexualidad.

Estas actitudes y comportamientos son la manifestación de la ignorancia y por esto quiero compartir aquí algo de información basada en investigaciones y estudios científicos.

Las investigaciones han descubierto que las personas que tienen actitudes más positivas son aquellas que conocen bien a una o más personas homosexuales. Lo que indica que esta actitud negativa no está basada en experiencias reales, sino en  perjuicios y falta de información.

La orientación sexual es una atracción emocional, sexual o afectiva duradera hacia otros. Que en la mayoría de las personas surge en la adolescencia, sin experiencias sexuales previas y no es una elección consciente que pueda cambiarse. No es una enfermedad, ni un trastorno mental, ni un problema emocional, por lo que no requiere tratamiento.

Las dificultades en relación a la orientación sexual aparecen por la lucha contra los prejuicios y la falta de información de familiares y de la sociedad en general.

Cada uno elige sus creencias y todas y cada una de ellas creencias merecen respeto. Pero sería recomendable que nuestras actitudes estén basadas en experiencias reales y no en estereotipos.

La información sobre las investigaciones contenida en esta publicación proviene de la Asociación Americana de Psicología.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

¿Cómo decirle a mi hijo que ha muerto un familiar?

Imagen: Simon Howden/freedigitalphotos.net

Imagen: Simon Howden/freedigitalphotos.net

Efectivamente la experiencia de la muerte es una de las experiencias más dolorosas y difíciles. Y como padres queremos proteger a nuestros hijos del sufrimiento. Pero si no se lo decimos, la muerte forma parte de la vida, y lo descubrirá tarde o temprano. El que no hayamos sido sinceros con ellos o le hayamos ocultado información, va a dificultar la elaboración del duelo, la expresión de sus emociones y aumentará en ellos la angustia. Por tanto el comunicárselo de forma adecuada facilitará el proceso.

¿Quién? La persona más cercana.

¿Cuándo? Cuanto antes, los niños se dan cuenta desde la edad preescolar de que algo está pasando.

¿Cómo? Aunque estemos llorando, con calma, tranquilidad, de forma suave.

Si estas llorando, decirle la verdad. Que lloras,  porque lo echas de menos…

La tristeza y el llanto son reacciones normales tras la pérdida, por lo que es bueno que expresemos nuestras emociones y que hablemos del tema, para que ellos sientan que pueden llorar y hablar o preguntarnos sus dudas.

¿Qué? Con un lenguaje adaptado a su edad decirles la verdad, introduciendo el tema, pero sin dar muchos rodeos, y sin metáforas, o analogías, que pueden confundirlo. Que quede claro que ha muerto y que no lo volverá a ver… claro que de acuerdo con nuestras creencias. Mostrarle nuestra disposición a responder a todo lo que se le pudiera ocurrir y responder con calma a todas sus preguntas, con la verdad.

El acudir al funeral es decisión de la familia, pero en cualquier caso es conveniente un ritual de despedida que ayudará al niño en su proceso de duelo.

Observar “de reojo”  Suelen aparecer dificultades, como preocupación por si le pasa algo a las personas que quedan”, regresión a conductas como hacerse pipi, insomnio, pesadillas, otros miedos, dolores sin causa orgánica justificada… si estas dificultades se prolongan en el tiempo, cada vez más frecuentes, intensas, dificultando las actividades de la vida cotidiana del niño. Acudir a un psicolog@ que valore la situación.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

 

A %d blogueros les gusta esto: