Supera el miedo a conducir

Puede que te sacaras el carnet de conducir pero nunca lo hicieras de forma habitual, o que hayas tenido un accidente, o que un día sufriste un ataque de ansiedad e ibas conduciendo, fuera cual fuera el motivo, actualmente te pone muy nervios@ con solo pensar en conducir y por supuesto no lo has vuelto a hacer, no puedes. Este miedo te ha hecho renunciar a muchas cosas a tantas que se ha convertido en una fobia.

Has leído mucho sobre este problema, has probado muchas formas. Sabes que hay personas que lo han superado. ¿Por qué tú no?

Cualquier fobia te pone límites, quitándote libertad, haciéndote perder la seguridad en ti mism@. Pero la puedes superar y cuando acabemos conseguirás:

conducir miedo

  • Llegar donde quieras, allí donde no llega el transporte público.
  • Hacer grandes compras sin depender de otros.
  • Hacer tus desplazamientos más cómodos, caliente en invierno y fresco en verano.
  • Viajar sin depender de horarios.
  • No adaptar tus actividades a la disponibilidad de otras personas.
  • Evitar esperas en paradas de autobús.
  • Acudir a urgencias.
  • Reducir el tiempo en tus desplazamientos.
  • Conducir tranquilo, y hasta llegar a disfrutar con esta actividad.
  • Ganar independencia y seguridad en ti mism@

Nuestro as en la manga, está en ti y en mi experiencia de historias de superación.

psicoCarmen edit

¿Conducimos?

Psicóloga Carmen Martín / 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

¿Quién va al psicólogo?

CONFUSION edit

 

Una opinión para «ver luz después del túnel»

Hoy comparto una nueva opinión, porque la protagonista de esta historia, espera “que quien lo vea, le haga ver luz después del túnel y sepa que hay solución”

opinionY

Leerlo mejor  AQUÍ

No es fácil expresar con palabras la inmensa emoción que uno siente al escuchar o leer los comentarios.

Es curioso, que trabajo con episodios depresivos, fobias, autoestima, y otros trastornos, sin embargo, los resultados llegan mucho más allá, los resultados hablan de felicidad y amor. Quizá, sea por qué, pongo mi corazón en cada una de las terapias, en cada una de las sesiones, y siento a cada persona como si fuera yo misma la que se sienta ahí enfrente, y de la misma forma cuando abrazan la felicidad, yo la abrazo con ellos. Sea como sea, es la experiencia más maravillosa, por la que no puedo sentir más que gratitud infinita y una gran admiración hacia ell@s.

Leer más en OPINIONES.

Psicóloga Carmen Martín / Tel. 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

 

 

Tienes un increíble poder

Te invito a escuchar música, música de Two Step from Hell, con ciertas instrucciones

Ponte tus auriculares.

Dale a Play.

Cierra los ojos.

Siente la música.

 Esto ha sido compuesto por un ser humano.

¡No te subestimes!

 

Nuestras creencias influyen en nuestra experiencia.

Seguramente no somos conscientes de la influencia de nuestras creencias en lo que vamos experimentando a lo largo de nuestra vida.

Aunque no es el estilo habitual de este blog, el inundar de referencias los post, ni presentar contenidos teóricos o experimentales, porque el objetivo es un contenido breve a la vez que funcional, en este caso me apeteció reseñar algunos antecedentes de lo que deseo explicar en él: Como nuestras creencias influyen en nuestras experiencias.

tienesrazonHenryford

Es conocido por la mayoría de nosotros El efecto Pigmalión, que describe que las creencias de una persona sobre otra influyen en esta última.  Quizá el más conocido es “El efecto Pigmalión en el aula”, por el experimento de  R. Rosental y L. Jacobson en los años 60. (Pygmalion in classroom. R. Rosenthal & L. Jacobson http://link.springer.com/article/10.1007/BF02322211) en este experimento, se les dijo a los profesores que tras la aplicación de unas pruebas de inteligencia, algunos alumnos estaban más capacitados. Aunque en realidad estos alumnos habían sido seleccionados al azar. Al final del experimento encontraron que estos alumnos habían mostrado un mayor desarrollo intelectual.

El efecto pigmalión ha sido descrito en el ámbito laboral, social.  También en la década de los 60, Mc Gregor y Likert afirmaron que los empleados responden según las expectativas de sus superiores. Y J. Sterling Livinstong confirma estas evidencias en su artículo publicado en Harvard Bussines Review en 1973. (Artículo de J. Starling Livinstong  https://hbr.org/2003/01/pygmalion-in-management/ar/1)

Ya en 1928, el sociólogo William I. Thomas, afirmó lo que ha llegado a denominarse: El teorema de Thomas: “Si las personas definen las situaciones como reales, estas son reales en sus consecuencias”.

Este teorema ha sido explicado por el sociólogo Robert k. Merton como la Profecía que se realiza a sí misma. Según Merton, la profecía autorrealizada, es al principio una definición falsa de la situación, que despierta un nuevo comportamiento, que hace la falsa concepción original se vuelva verdadera.

No es tan importante a mí parecer, la veracidad o falsedad de la creencia inicial, sino más bien las consecuencias de la misma, en cuanto que resulten beneficiosas y/o satisfactorias para el individuo y su entorno. Ya que las creencias generan consecuencias sin importar su veracidad.

El proceso sucede en esta secuencia:

1º Es necesaria una creencia concebida como una verdad incuestionable.

2º Nuestros comportamientos serán coherentes con esta creencia.

3º Nuestro comportamiento es una consecuencia que a su vez, generará otras consecuencias.

4º Todas las consecuencias serán percibidas acordes con nuestra creencia inicial. Confirmandose a sí misma. Aquí podemos reseñar también el “sesgo de confirmación” sobre el que ya escribí en un post anterior.

Vamos a por un ejemplo… Imaginemos, o no, que tenemos la creencia de que las personas que no saludan, son antipátic@s, se creen superiores, son maleducadas y la mala educación es una falta de respeto intolerable.

En un momento aparece una persona que no te saluda, inmediatamente surge la creencia, en una cadena de pensamientos: ¡Que antipátic@! ¡Pero quien se habrá creído que es! Vaya maleducad@. ¡No voy a tolerar esto! A partir de aquí nuestro comportamiento será coherente con la creencia de modo que nos protegeremos, por ejemplo evitando a la persona, y si no es posible una evitación total, no la miraremos, así no corremos el riesgo de que nos falte el respeto. También podemos emitir conductas acordes con negar la supuesta superioridad, comportamientos de defensa y hostiles.  Ahora, nuestra creencia ya tiene un par de consecuencias, la ira y un comportamiento distante y hostil. Intencionalmente, y con plena conciencia, hemos decidido convertir la interacción con esta persona, en un evento, cuanto menos desagradable. Dado este comportamiento con una intencionalidad explicita, ¿Cual crees puede ser la respuesta más probable por parte de la otra persona?

Es posible que en aquella o aquellas primeras ocasiones esta persona se encontrara pasando un mal momento, y caminaba inmers@ en sus preocupaciones, o por timidez, o por despiste, o por cualquier otra de las infinitas posibilidades. Pero, a estas alturas ya no importa, hemos hecho real nuestra creencia inicial. Y no sabremos si es, porque era una característica personal cierta, o porque nuestro comportamiento no le deja muchas otras opciones. Además, como nos gusta tanto, por seguridad, aferrarnos a nuestras creencias, aunque no sean ni reales, ni ciertas. Siempre podemos agarrarnos a aquel refrán: “Piensa mal y acertarás”. Pues sí, de una forma u otra acertarás. Como dijo Henry Ford “si crees que puedes, tienes razón. Si crees que no puedes también tienes razón.”

flower bubblesPsicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

Supera la fobia social

fobia socialLa fobia social es un temor acusado a situaciones sociales, o a la posible evaluación por parte de los demás, no en el ámbito familiar.

Temes actuar de un modo humillante o embarazoso o mostrar los síntomas de ansiedad.

La exposición a las situaciones sociales te provoca una inmediata respuesta de ansiedad. Entonces evitas estas situaciones o las experimentas con gran ansiedad, y los comportamientos para evitarla y la anticipación ansiosa de estas situaciones interfieren acusadamente en tu vida, impidiendo que lleves una vida normal.

Parece que las normas o creencias de esta nuestra sociedad actual, están siendo un buen caldo de cultivo para la proliferación de este tipo de trastornos. No quiero responsabilizar a la sociedad, como algo externo a cada uno de nosotros. Ya que, si individualmente, compartimos estas creencias, y de algún modo “queremos encajar”, estamos afirmándolas, y contribuyendo a convertirse en las creencias de todo el grupo, es decir de nuestra sociedad.

Actualmente, parece que hay que tener un cuerpo perfecto (adecuado al canon de belleza), y que tu cuerpo no se amolde a este canon, tiene que ser motivo de vergüenza e inadecuación. Esto ocurre también con el estilo de vida, comportamientos o/y expresiones, profesiones, actividades, ocio… En consecuencia, hay que esconder aquello que se consideran “defectos”, sean del tipo que sean, evitando a cualquier precio que alguien se pueda dar cuenta de ellos. La posibilidad de que puedan ser descubiertos es humillante y provoca una inmediata e intensa ansiedad, que lleva a evitar cualquier situación, consiguiendo cambiar tus rutinas. Inmerso en esta situación se ha producido una acumulación de ira, que descargas en ti y en las personas de confianza.

Este trastorno implica una errónea percepción de uno mismo, que se va confirmando con el tiempo.

El pasado 16 de enero, en el programa “Soy noticia” de cuatro  http://www.cuatro.com/soynoticia/temporada-1/programa-1/Rocio-relacion-mundo-traves-Internet_2_2116830049.html , pudimos ver un ejemplo de fobia social extrema. Este trastorno no llega de forma súbita, es con el tiempo y sin las adecuadas estrategias de afrontamiento como la fobia se va haciendo más fuerte, por la intensidad de la ansiedad, más grande y amplia, porque va abarcando cada vez más situaciones, reduciendo cada vez más los lugares y las personas seguras.

Con independencia de la gravedad o del extremo al que haya llegado, una nueva forma de verte, de ver a los demás, y con una nueva experiencia de las situaciones temidas y sus consecuencias, conseguirás enfrentar estas situaciones y recuperarás la libertad para mostrarte como eres.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

 

¿Dónde están los límites?

Los límites no están en nuestros cuerpos, ni en nada de lo que podemos ver ¿Aún no lo crees? Conoce a Nick Vujicic.

No te compares, únete.

Los miedos

Los miedos se hacen más fuertes cada vez que huyes, cuanto más rápido escapas y cuanto más crees que te alejas de ellos, más poder ganan en tu vida.

escapardelmiedo

No huyas.

Vamos a por ellos y observa conmigo,  como cada vez te haces más fuerte, mientras los miedos se desvanecen cómo el humo se desvanece en el aire.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

 

La enfermedad mental NO es incurable

enfermedad mentalA pesar de que existen tratamientos eficaces que han demostrado los cambios en las emociones, cogniciones y comportamientos y procesos psicológicos, los estigmas y ciertas ideas erradas sobre la enfermedad o trastorno mental persisten. Ideas como, que la enfermedad o trastorno mental es algo sobrevenido y ante lo que no se puede hacer nada, percibiendo así que es una situación sin solución, ante la que no se puede hacer nada y que lleva a la asunción de la enfermedad o trastorno mental como algo perpetuo.

Si observamos la definición, “enfermedad o trastorno mental es una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la percepción, la sensación, el aprendizaje, etc. Lo que dificulta a la persona su adaptación con el entorno cultural y social en el que vive y crea una forma de malestar subjetivo.”

Como vemos en la definición se trata de una alteración, y una alteración es un cambio. Sabemos que los cambios, se pueden dar continuamente y en cualquier dirección. Esto implica que los cambios son reversibles y susceptibles de modificación, en consecuencia la enfermedad mental, por definición también lo es. Por tanto, la enfermedad mental no es perpetua, ni su tratamiento tampoco.

Mantener este tipo de ideas y justificar comportamientos, emociones o cogniciones, por la enfermedad y sin más resignarse a ellos, no hacen más que afianzar la enfermedad, prolongarla en el tiempo y privar a las personas afectadas de la atención y apoyo adecuados.

Muchas personas ya han hecho cambios para recuperar su salud, pero saber que se puede recuperar la salud y tomar la responsabilidad para hacer cambios, serán pasos previos para conseguirlo.

Psicóloga Carmen Martín / Tel.: 916334774 / info@psicologa-carmenmartin.es

¡Suena a navidad!

Brilla, suena y huele a navidad, y de entre tantas cosas hermosas que contiene la navidad quería compartir este vídeo que me envío un amigo en la distancia. Es para mí una delicia escucharlos y me encantará que también los disfrutes.

«…no puedes comprar satisfacción para el alma…»
«… no importa donde estés, encuentra la esperanza que llene tu alma,
el Príncipe de la Paz esta allí donde quiera que vayas…»
Las mejores cosas de la vida no se pueden comprar.
No importa donde estés, ni la situación que encuentres, el amor y la paz esta allí donde quiera que vayas.

¡Feliz Navidad!

A %d blogueros les gusta esto: